Desconectar para volver a conectar

Desconectar para volver a conectar: lo positivo de este recogimiento forzado

publicado en: Benilovers | 0

Aviso para navegantes: este artículo pretende evitar esa saturación de negatividad, noticias, porcentajes, impaciencia, impotencia o frustración. Ya hay demasiado de eso en estos días. Sin embargo, queremos buscar esas consecuencias bonitas y más positivas que estamos viendo o viviendo en primera persona, en la sociedad y en nuestro planeta en general.

Es muy obvia la frase de “no hay mal que por bien no venga” y es cierto que todos desearíamos estar en estos momentos sin hospitales colapsados, sin enfermos ni muertos a causa de esta pandemia y paseando alegremente por la calle o la playa, viajando o disfrutando con amigos en algún restaurante. Sí; pero como hemos dicho, queremos evitar este tipo de negatividad y ver la otra cara de la moneda: no hay mal que por bien no venga. A continuación, vamos a resumir solo algunas de esas pequeñas o grandes cosas que estamos obteniendo y que nos están enriqueciendo el alma con este día de la marmota que vivimos como un 1 de enero continuo.

Solidaridad

En momentos difíciles, ya hemos demostrado muchas veces que somos capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos y ofrecer nuestra ayuda dentro de las posibilidades de cada uno. Desde las donaciones de mascarillas de particulares y empresas que poseían en excedencia; personas que se han ofrecido a hacer la compra y ayudar a mayores con dificultades para salir de casa o con alto riesgo de contagio; restaurantes y empresas hosteleras que han ofrecido alimentos y la preparación de menús diarios para aquellos que no pueden pagarse la comida; donaciones económicas a ONGD’s, a instituciones y centros necesitados; propietarios de viviendas que perdonan el pago a sus inquilinos sin que estos lleguen a pedirlo… Por suerte la enumeración es larguísima y los actos solidarios que vemos a diario no se pueden contar con las manos.

Sentido del humor

El sentido del humor es algo que nos caracteriza, y sacarlo en un momento como este nos ha ayudado a sobrellevar los malos momentos. Las redes sociales han destacado estas últimas semanas por mostrar memes, vídeos, audios y fotos parodiando momentos de la vida cotidiana y situaciones nuevas que se viven dentro de casa. Este encerramiento vivido con niños también nos hace sacar toda la creatividad que llevamos dentro para pasar el tiempo junto a ellos y rellenar las horas del día con entretenimientos varios.

Además, se viven muchos momentos graciosos entre vecinos, con juegos como el bingo, el “veo veo” o incluso actuaciones ofrecidas desde los balcones.

Introspección

Como seres humanos, muchas veces solemos olvidar lo realmente importante en la vida, y estamos seguros de que este periodo de recogimiento forzado nos estará llevando a replantearnos muchas cosas sobre nuestras vidas así como a valorar qué es lo que queremos y qué necesitamos dejar atrás para intentar ser más felices. ¿Importa más tener o ser? ¿Estamos bien acompañados en nuestro camino? ¿Trabajamos para vivir o vivimos para trabajar?

En Benicàssim Paraíso estamos convencidos de que el inmenso grupo de benilovers por el mundo tenemos claro lo que más nos importa y valoramos esas pequeñas (pero inmensas) cosas como disfrutar de un amanecer o de un simple paseo junto al mar con las personas que queremos, ¿no es así?

Amor y cercanía en la distancia

Si hay algo que nos está revolucionando en estas semanas de cuarentena es la tremenda unión a través de llamadas, videollamadas, chats, juegos y fiestas online… con nuestros amigos y familiares. La separación forzada de las personas a las que queremos ha conseguido que quizás estemos incluso más unidos que nunca. No podemos tocarnos, besarnos o abrazarnos pero la cercanía con todos nuestros allegados y la posibilidad de compartir nuestros miedos, inquietudes e incertidumbre con los demás, hace de esta mala experiencia un momento menos malo. ¿Qué habría sido de este periodo sin Internet ni teléfono?

Oxígeno

Este beneficio es uno de los efectos colaterales de esta reclusión global que más nos alegran. Imaginad lo que se está haciendo respirar a la Tierra con la frenada en seco de la industria y de los medios de transporte, entre otros. Gran parte de los principales países de todo el mundo están colaborando durante estas semanas en frenar el efecto invernadero, así que por esta parte, nos encanta que el planeta pueda tener un respiro de la acción (in)humana.

Agradecimiento

A pesar de todo, desde nuestra humilde opinión, creemos que hay que estar agradecidos por todo lo positivo que nos está llegando y que, hace un mes ni siquiera éramos capaces de imaginar. Que en pleno siglo XXI, con toda la evolución digital y los avances incalculables del ser humano en un tiempo tan reducido, suceda una cosa así que nos haga contener la respiración (literalmente) y frenar en seco de 100 a 0 nuestras vidas, tiene que ser algo que nos haga reflexionar, agradecer todo lo bueno que teníamos hasta ahora así como de lo que podamos sacar de esto, y ver la oportunidad dentro de la crisis. Nuevos aprendizajes, tiempo en familia que antes no teníamos, poder hacer cursos online, reducir el estrés del trabajo y un largo etcétera que cada uno podrá rellenar a nivel particular.

Ya vendrán días de tomarnos un café en una terraza o de dar paseos por la playa… y, ¿sabéis qué? Lo disfrutaremos muchísimo más porque sabremos lo que es no poder hacerlo.

Es el momento de desconectar para volver a conectar.

¿Tenéis más reflexiones positivas sobre todo lo que estamos viviendo? Compartidlas con nosotros en los comentarios.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *