Origen del término municipal de Benicàssim

publicado en: Historia | 8

Pueblo Benicàssim

Para llegar hasta los inicios del término municipal de Benicàssim, hay que remontarse a la época en la que los árabes poblaban estas tierras, siendo el Castillo de Montornés su núcleo original y uno de los más importantes feudos de la zona. Deduciéndose su construcción hacia el siglo X sobre restos de origen romano, este Castillo se intuye que perteneció al linaje de los Beni Qásim (“hijos de Qásim”), a partir del cual se generaría el futuro nombre del pueblo de Benicasim (o Benicàssim en valenciano).

Castillo de Montornés

En el siglo XI el Castillo fue conquistado por el cristianismo a través del Cid Campeador, aliado con Pedro I el Grande de Aragón, pero volvería a manos de los almorávides en 1103, tras la muerte del Cid.

Con la Reconquista, el Castillo de Montornés fue donado junto a sus tierras por el rey Jaime I de Aragón a su escribano D. Pedro Sanz el día 29 de noviembre de 1242, en agradecimiento por sus servicios prestados. Desde este momento, la Baronía de Montornés fue pasando por diferentes manos a través de donaciones, herencias o ventas a nobles y reyes de la zona, hasta llegar a Violante de Casalduch, señora de la Baronía de Benicàssim y de Montornés a partir de 1552. La hija menor de Jaime José de Casalduch e Isabel Muñoz destacó por entregar la Carta Puebla el 9 de septiembre de 1603, con el objetivo de repoblar la zona y mejorar los recursos del terreno, consiguiendo así crear y expandir cuatro núcleos poblacionales: alrededor del desierto de las Palmas, en las ermitas de Santa Rita y Santa Águeda, y junto a la Torre San Vicente, construida en el s. XVI a orillas del mar Mediterráneo.

Pero fue Don Francisco Pérez Bayer quien, en 1769, dio el gran impulso a la constitución y asentamiento del pueblo de Benicàssim, con la fundación de la primera iglesia, cuya construcción sería finalizada en 1776, y dedicada a la avocación de Santo Tomás de Villanueva en 1781.

Iglesia Santo Tomás de Villanueva

A partir de entonces, todos los vecinos dispersados hasta el momento, comenzarían a unirse alrededor de la iglesia, generando un crecimiento paulatino del pueblo, que alcanzó su pico de crecimiento en 1850.

Otro de los actores destacados en el auge de Benicàssim como pueblo fue el jefe de obras del ferrocarril, Don Joaquín Coloma, quien en 1887 construyó la primera villa de verano, influyendo también en importantes familias de Valencia e incitándoles a desplazarse a Benicàssim y construirse sus residencias estivales. Es por esto que a principios del s.XX este pueblo se convirtió en uno de los pioneros de España a nivel turístico, gracias a sus famosas villas, ganándose el sobrenombre de “Biarritz del Levante”.

Villa con Torre Benicàssim

Benicàssim ha ido evolucionando durante el s.XX hasta convertirse hoy en día en una de las poblaciones turísticas más atractivas y especiales del territorio valenciano, siendo amada y siempre recordada por todos aquellos que la conocen, como un pequeño paraíso dentro de la Tierra.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

8 Respuestas

  1. Me ha encantado el artículo, pues me ha permitido conocer más de fondo el origen de Benicassim .Y siendo castellonera de nacimiento siento imprescindible conocer más sobre pueblos de nuestra zona.

    • ¡Muchas gracias por tu comentario, María! Nos encanta saber que los castellonenses se interesan por sus pueblos, y en este caso por Benicàssim. Un saludo 🙂

  2. Qué gran artículo!

    Hace muy poco que nos trasladamos a la provincia de Castellón y no paramos de escuchar lo bonito que es Benicàssim.

    Artículos como el vuestro despiertan unas ganas locas de conocer Benicàssim y nos viene perfecto para sentir la ciudad cuando vayamos a visitarla!

    Muchas gracias! Seguid así!

    • Muchas gracias Álex! Esperamos que no tardes en venir a conocer este paraíso. ¡Repetirás infinitas veces! Un saludo 🙂

  3. Llevo veraneando en Benicassim desde los 7 años,tengo 33. Es como si fuera mi pueblo. Me encanta,y las playas son muy buenas. Pero llevamos años viendo como van disminuyendo los veraneantes. Se lo han cargado,sobre todo,los festivales.

  4. María dolores ferrando

    Qué bonito el artículo, benicense a morir, me encanta saber más sobre mi queridísimo Benicàssim, mil gracias

  5. Ana traver

    Muy bonito el articulo.

  6. Benicasim crece poco a poco y eso es lo bueno. Sus pobladores fijos y turistas se acoplan perfectamente. Los festivales la hacen tambien famosa en el mundo. Villa llena de atractivo geográfico e alegre. Yo soy “benilaver” desde 1976

Dejar una opinión