Villas de Benicàssim: últimas villas de la Corte Celestial

Villas de Benicàssim: últimas villas de la Corte Celestial

publicado en: Villas | 0

Anteriormente os contamos la historia de las villas de Benicàssim así como los detalles de algunas de ellas, comenzando desde la zona Torre San Vicente. Después de contaros más en profundidad la historia de las villas Solimar, Camilleri, El Barco y Villa Iluminada, nos detenemos en las últimas villas de la Corte Celestial: Villa Sofía, Santa Cristina, Marina, Maria del Carmen y Dávalos.

Las villas Sofía, Santa Cristina y Marina son tres villas adosadas, con planta sencilla y con una sola altura, a excepción de Santa Cristina, que posee dos alturas.

Construidas hacia 1929, mantienen una fuerte simetría en la planta, con una puerta delantera que comunica con la trasera y un eje central a cuyos lados se sitúan las estancias de la vivienda. Villa Sofía alberga hoy en día el restaurante As, y aunque fue realizada siguiendo la estructura de una sola planta, las remodelaciones sufridas con el tiempo la llevaron a perder parte de su forma original.

En la construcción de estas tres villas se sustituyó el uso de pesadas columnas de madera por estructuras ligeras de hierro. La sencillez de estas villas no les resta encanto. En ellas se celebraban tertulias, sesiones de cine o fiestas benéficas, y durante el día eran testigos de los baños de sol y mar de los que disfrutaban sus dueños con indumentarias de lo más llamativas para aquellas épocas: maillots y gorritos para las mujeres, y camiseta y pantalón corto para los hombres.

Tras estas villas se encuentran Villa Elvira, Carlota y Emilia, que dan paso a Villa María del Carmen, villa Clotilde, villa Bienvenida y villa Dávalos. Centrándonos en María del Carmen y Dávalos, vemos reflejado en ellas el eclecticismo arquitectónico de los años 1920 a 1950.

Villa María del Carmen fue construida en 1933 con dos pisos sobre planta rectangular simétrica, repitiéndose en ambos la misma distribución: puerta de acceso a la terraza flanqueada por dos ventanales y sostenida por dos pilares con vistas al mar, con cubierta plana. Destaca la simplicidad de las formas de la fachada, solamente adornada con molduras de color en friso y cornisa y las letras vidriadas del nombre de la vivienda.

La villa Dávalos perteneció a D. Ezequiel Dávalos Masip, industrial textil de Castellón, y a su esposa Dª. Delfina Fletcher Arquimbau, ambos grandes mecenas del arte en Castellón. Esta bonita villa fue construida por el arquitecto Francisco Maristany en 1927 con una original combinación de volúmenes, con semisótano, dos alturas y una pequeña torre, como las típicas de San Sebastian y Biarritz.

La zona más baja de la fachada, revestida en piedra de un modo rústico, y el blanco de la fachada sobre el que destaca el rojo de carpintería, la asemeja a una casa típica del norte de España.

Aunque alberga el restaurante Jota’s, pertenece a la Fundación Dávalos Fletcher, dedicada a promocionar la cultura sobre las artes de pintura, escultura, música, letras y ciencias.

La paz y la tranquilidad que se respiraba en sus casas y jardines, así como los nombres de santas con los que fueron bautizadas estas villas, dieron el característico nombre de la zona como Corte Celestial.

¿Conocéis historia o curiosidades de alguna de estas villas?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Dejar una opinión